lunes, 7 de octubre de 2013

SEPTIEMBRE NI SECÓ LAS FUENTES NI ARRASÓ LOS PUENTES

SEPTIEMBRE, NI SECÓ LAS FUENTES NI ARRASÓ LOS PUENTES

Se cerró septiembre en Cenicientos con una precipitación  de 35,8 lm2 de los cuales dos tercios se recogieron a partir del día 28. Con este dato y teniendo en cuenta que el verano finalizó con 25,6 lm2 en los tres meses que dura la estación,  podríamos deducir que con el fin del mes las fuentes, charcas, pozos y manantiales estaría completamente secos. 
Pues bien, nada de esto ha ocurrido sencillamente porque la meteorología y  climatología de un lugar y sus consecuencias vienen estrechamente unidas a lo ocurrido en estaciones precedentes. Desde este mismo blog dijimos en el mes de marzo que  independientemente de cómo llegara la primavera y el verano, la capa freática aseguraba el mantenimiento de fuentes, pozos, charcas y manantiales en su gran mayoría. No es cuestión de ser adivinos, sino de analizar los datos y relacionarlos con el comportamiento de la naturaleza.
Aquellos 200 lm2 caídos en marzo, no hubieran producido el mismo efecto de haber caído en Abril, y menos aún en Mayo con los días más largos, temperaturas más altas y la consiguiente evaporación. Demostrado queda que el campo, la tierra, cuando más absorben y filtran el agua de lluvia es la estación invernal. Por eso septiembre no secó las fuentes ya que poseía el enorme colchón del invierno pasado.
Estado de las encinas en septiembre 2013
La vegetación no es ajena al devenir meteorológico. Siempre he mantenido que la naturaleza es sabia y no se la puede engañar. Según recibe del cielo, así se comporta y se manifiesta. Las plantas leñosas arbóreas han aguantado el envite, o más bien el órdago, de este seco verano por las causas citadas anteriormente. Nada que ver el aspecto de nuestros encinares, robles y castaños a pesar de cerrar un verano con 25,6 lm2, cuando el verano de 2009 que arrasó miles de encinas, finalizó con un precipitación el doble de la del presente con 55 lm2.
¿Qué ocurrió para que en aquél verano, con más precipitación que el actual, se secaran las encinas y este año no?

El mismo cerro en septiembre de 2009. Encinas secas
Una parte ya está explicada más arriba por el fenómeno reserva del  invierno. La otra viene dada porque en 2009 la humedad relativa del aire (de la que también beben los vegetales y especialmente las encinas a través de los estomas de sus hojas) fue excepcionalmente baja llegando a ser varios los días en los que se bajó del 5% de humedad relativa.
No echemos la culpa a septiembre cuando vienen mal dadas, sencillamente porque todo tiene una interacción y una interdependencia necesarias. En el mundo de la globalización nada más global que la propia meteorología y su naturaleza.
Ahora bien, de la misma forma que septiembre se vio favorecido por los meses anteriores invernales,  igualmente puede suceder el fenómeno inverso en los meses venideros, y es que estos paguen las consecuencias de la poca lluvia de septiembre.
Se cierra el mes con una media de 21,8ºC frente a los 20,6ºC del año pasado o los 20,3ºC de 2009. Es curioso comprobar cómo la vegetación arbórea se encuentra mucho mejor a pesar de ser el septiembre más caluroso de los tres citados. El año pasado, nuestros bosques también dieron muestras de una sequedad severa.
Por su parte, el verano registró una media de 23,5ºC frente a los 23,8ºC de 2009 o los 23,6ºC de 2012 lo que significan temperaturas muy parejas. No tan parejo fue el comportamiento de la vegetación. Nuevamente se demuestra que no es tan definitivo para la naturaleza la propia estación, sino su interacción con las precedentes.
La máxima del mes se dio el día 3  con 30,8ºC; la mínima el día 12 con 12,9ºC. Las precipitaciones más cuantiosas se dieron al final del mes, especialmente el día 28 con 21 lm2. Se despidió el mes con 35,8mm lejos de los 150 lm2 de septiembre del año pasado.



Datos de septiembre 2013



Septiembre 2013. En primer término encinas y cornicabras (Pistacia terebinthus) completamente verdes y sanos.

Subida norte hacia el seminario en Septiembre 2013

Mismo lugar que la anterior foto.

Vista general actual. Arbolado en perfecto estado. Herbáceas que acusan claramente la aridez del verano.



Septiembre de 2009 que aún siendo más lluvioso que el de 2013 presentaba este lamentable aspecto

Cerro San Pablo en septiembre de 2009



Publicado en Periódico DIARIO CORUCHO - Octubre 2013




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada